España‎ > ‎Noticias‎ > ‎Negocios‎ > ‎

Es Alemania destino ideal para jóvenes desempleados

posted 23 Sep 2012, 13:19 by Meriposa World

Berlín, Alemania 

Pablo López terminó su carrera de periodismo en España en 2010. Hizo prácticas en una empresa, luego en otra, y más tarde en una más. Después de cinco intentos, nunca le dieron un contrato. Sin embargo, ahora vive en Berlín con mejores perspectivas de empleo.

López tiene 26 años y vivió los estragos y la crisis económica que afecta a España, la cual se desató por la burbuja inmobiliaria y la crisis del euro.

"Alemania era visto como la meca del empleo desde España", dice en entrevista con REFORMA el joven, quien es parte de los miles de españoles, griegos, portugueses e italianos que dejan su país en busca de mejores oportunidades.

En comparación con junio de 2011, la tasa de españoles con trabajo en Alemania creció 11.5 por ciento en junio de 2012, mientras que la de los griegos lo hizo 9.8 por ciento. La llegada de portugueses e italianos aumentó 5.9 y 4.2 por ciento, respectivamente.

"La cifra de empleados de esos cuatro países creció mucho más arriba del promedio durante el presente año", indicó en un comunicado la Oficina de Empleo de Alemania.

Las cifras son parte de un informe especial que la nación comenzó a hacer este año como consecuencia de la metamorfosis del mercado laboral; desde hace unos años, la cifra de españoles y otros vecinos sureños ha aumentado considerablemente, rondando 50 por ciento más cada año.

"Muchos jóvenes de 16 a 20 años interrumpieron el bachillerato para irse a la industria inmobiliaria. Andaban de traje y vendiendo departamentos. Luego se quedaron sin empleo", dice López.

Sin embargo, cerca de 50 por ciento de los jóvenes españoles están ahora sin empleo en su país, y muy pocos son los que tienen posibilidades de encontrar un trabajo en el continente, incluso a pesar de que como europeos tienen permiso de libre tránsito y de trabajo en otros estados del bloque.

La cultura alemana no era del todo familiar para los españoles, no obstante, la Canciller Angela Merkel -estando de visita en España a principios de 2011- movió las fibras más sensibles de los desempleados al decir "necesitamos trabajadores cualificados". Desde entonces, según afirma López, Alemania está en la mente de los ibéricos.

Ahora, miles de personas hacen filas en los institutos de idiomas para aprender alemán.

"La demanda en España por clases de alemán ha aumentado en 80 por ciento desde 2010", señaló el responsable regional del Instituto Goethe, Berthold Franke.

Pero, estudiar el idioma algunos meses no es suficiente, los puestos a los que se refería Merkel -unos 40 mil- son de personal calificado que requiere de hablar muy bien el idioma del país.

"Aunque hay mucha gente que llega (a Alemania), la mayoría está tomando puestos de poca calificación, como de mesero", cuenta a REFORMA una funcionaria de la Oficina de Empleo, quien prefiere el anonimato.

Después de pasar por su quinta empresa haciendo prácticas, López consiguió un empleo en un medio de información por internet, pero el contrato se limitó a seis meses. Entonces, el joven, quien estuvo en Alemania de intercambio académico durante la universidad, decidió migrar a ese país.

"Alemania no es la meca de trabajo que uno se imaginaba antes, pero hay esperanza", dice López, quien reconoce que la renta de un departamento es más barata y la vida menos cara que en su país, y quien espera se le abra una oportunidad de empleo en donde hace prácticas.

No todo es color de rosa, sin embargo, de acuerdo con un estudio publicado a principios del mes, los alemanes están temerosos respecto a la crisis de la deuda que vive la eurozona.

La aseguradora R+V señala que 73 por ciento de los miedos de los alemanes se centran en el desequilibrio económico en el bloque; mientras que otras inquietudes se basan en el fin de la moneda única y la mala gestión de las instituciones europeas.

Llegan en desbandada

Parecía un artículo cualquiera en un periódico de Portugal: "la ciudad de Schwäbisch Hall en Alemania busca fuerza laboral", sin embargo, al final fue como una bomba.

La ciudad sureña alemana, donde viven unas 36 mil personas, recibió una cifra inaudita de solicitudes: 15 mil portugueses que buscaban formar parte de la nueva fuerza laboral del país.

Las autoridades de Schwäbisch Hall no contaban con tal respuesta, que muestra la situación desesperada que se vive en los países que sufren de la crisis del euro, como Portugal.

"En la primera noche llegaron unos 2 mil 500 correos. En seis meses fueron 15 mil", comenta a REFORMA Martin Kaspar, vocero de la ciudad de Schwäbisch Hall.

No obstante, de los 15 mil aspirantes, sólo 26 consiguieron un empleo.

"La demanda y la oferta no siempre concuerdan", agrega el vocero de la ciudad.

Por Yaotzin Botello, Periódico Reforma, 23 de Septiembre del 2012

Comments