España‎ > ‎Noticias‎ > ‎Política‎ > ‎

Avala Cataluña realizar un referendo para determinar su autonomía

posted 27 Sep 2012, 12:08 by Meriposa World   [ updated 27 Sep 2012, 12:26 ]

Madrid, España 

El Parlamento de Cataluña aprobó la convocatoria de una consulta de autodeterminación en esta región española que se llevaría a cabo en la próxima legislatura, luego de las elecciones adelantadas al 25 de noviembre.

"Los intentos de encaje de Cataluña en el Estado español y sus reiteradas respuestas son hoy una vía sin recorrido", señala la resolución aprobada por la Cámara legislativa catalana, luego de precisar que la región debe iniciar su transición nacional basada en el derecho a decidir.

Los impulsores de la propuesta precisan que el referendo en el que se plantearía la independencia de Cataluña se llevaría a cabo con el máximo consenso posible con la comunidad internacional, la Unión Europea (UE) y el Gobierno central español.

El progreso social, el desarrollo económico, el reforzamiento democrático y el fomento de la cultura y la lengua propias serían los objetivos de una virtual independencia, según los promotores del referendo.

La votación a favor de la celebración de una consulta popular en la cual los catalanes podrían decidir libre y democráticamente su futuro político, contó con el respaldo de 84 de los 135 diputados del Parlamento catalán.

El partido de centroderecha Convergencia i Unió (CiU), que gobierna localmente, los independentistas de Esquerra Republicana y Solidaritat, y el partido no nacionalista de izquierdas, Iniciativa per Catalunya, que aglutina también a los verdes, apoyaron la propuesta del Presidente catalán Artur Mas.

El líder de CiU decidió emprender la senda soberanista y desafiar al Gobierno central luego de fracasar en sus negociaciones con el Presidente Mariano Rajoy para conseguir un nuevo pacto fiscal para Cataluña y tras la masiva manifestación del pasado 11 de septiembre que tuvo lugar en Barcelona a favor de la independencia.

El Partido Socialista Catalán (PSC), asociado al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), optó por la abstención, ya que defiende la convocatoria de una consulta popular desde el marco de la legalidad de la Constitución española, que prohíbe este tipo de referendos sobre eventuales independencias.

Por su parte, el gobernante y conservador Partido Popular (PP) y Ciutadans, votaron en el Parlamento catalán en contra de convocar un referendo que consideran que contribuye a la fractura social y al resquebrajamiento de España, además de empeorar la ya de por sí delicada situación.

Con sus reivindicaciones soberanistas, la convocatoria de un referendo sobre el futuro de Cataluña y la celebración de elecciones anticipadas el 25 de noviembre, el Presidente Mas ha conseguido desviar los focos de los medios de comunicación que estaban centrados en su mala gestión económica y los severos recortes realizados por el Gobierno de CiU en materia sanitaria y educativa para frenar el grave endeudamiento de la región y que han provocado numerosas protestas sociales.

Por otra parte, la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, advirtió que si Mas llega a convocar un referendo en Cataluña, el intento podría quedar anulado con el sólo hecho de que el Ejecutivo lo solicite ante el Tribunal Constitucional, ya que se produciría al margen de la legalidad.

Los Gobierno autonómicos no tienen competencias para convocar consultas populares que cuestionen la integridad territorial de España, por lo que para que prospere cualquier referendo de este tipo sería necesario reformar antes la Carta Magna española, algo a lo que se oponen los dos partidos mayoritarios a nivel estatal sin cuyos votos es imposible llevar a cabo la modificación de los artículos de la Constitución.

En caso de que el Gobierno español decida recurrir el previsto referendo en Cataluña ante el Tribunal Constitucional, éste suspendería la consulta hasta que se conociera la sentencia.

En 2008, el Gobierno del País Vasco intentó celebrar una consulta para que la población de esa región decidiera su futuro político. Un mes antes de celebrarse el referendo, el Alto Tribunal lo declaró inconstitucional por invadir las competencias exclusivas del Estado.

En el supuesto de que Cataluña convoque la consulta por decreto sin autorización del Gobierno español, éste podría plantear ante el Tribunal Constitucional en el plazo de dos meses un conflicto positivo, al entender que no respeta el orden de competencias establecido en la Carta Magna, lo que suspendería automáticamente la iniciativa soberanista.

En el caso de que el Presidente Mas ignorara una sentencia contraria del Tribunal Constitucional y se empeñara en convocar el referendo, podría incurrir en un delito de desobediencia previsto en el artículo 410 del Código Penal, castigado con penas de multa e inhabilitación para el desempeño de cargo público de seis meses a dos años por negarse abiertamente a dar el debido cumplimiento a resoluciones judiciales.

Por Luis Méndez, Periódico Reforma, 27 de Septiembre del 2012

Comments