Invertirá Gobierno Chino en la creación del Valle de la Música China

posted 5 Jan 2013, 06:30 by Meriposa World   [ updated 5 Jan 2013, 06:31 ]

Pekín, China 

El gobierno chino pretende invertir alrededor de mil 850 millones de euros en el proyecto Valle de la Música China, que busca convertir, a lo largo de una década, 10 kilómetros cuadrados de valle localizado a una hora de la capital en el centro neurálgico de la música china.

No obstante, de acuerdo con el periódico español El País, se teme que el proyecto sea más bien un intento para controlar aún más una industria que, como la del cine, está sujeta al estricto control de la censura. Las autoridades lo niegan.

Aprovechando que el distrito de Pinggu ya es conocido por la producción en masa de instrumentos de cuerda, los dirigentes chinos quieren congregar en esta zona estudios de grabación, conservatorios, fabricantes de instrumentos, salas de música y un teatro con forma de melocotón.

Por supuesto que se buscaría convertir también este sitio en un destino turístico, por lo que se construirían hoteles y restaurantes, además, habría visitas guiadas.

Tanto músicos reconocidos como fabricantes de instrumentos podrán disfrutar en este parque temático de un lugar de trabajo gratuito, y quienes procedan de otras provincias podrán incluso optar a un "hukou", es decir, un permiso de residencia.

No obstante los atractivos planes, hay dudas de los motivos que hay detrás.

"Si el Gobierno quiere que la industria musical china esté a la altura de países como Corea o Japón, tiene que apoyar a los grupos pequeños y dejar de inmiscuirse en el contenido de las letras", comentó el responsable de un pequeño sello que patrocina a bandas como CMCB y que pide mantenerse en el anonimato.

"No se conseguirá el objetivo si se sigue la estrategia que se ha adoptado para el cine, que incentiva las grandes producciones de palomitas en detrimento de películas independientes y de calidad. La razón es sencilla: muchas son molestas para el poder".

En tanto, el vocalista de CMCB, Wang XiaoOu, comentó que lo que incomoda de la industria musical en su país es la obligatoriedad de conseguir el permiso de los censores antes de grabar o de tocar en público alguna pieza.

"No hay política en nuestras letras, pero sí cierta carga crítica contra la sociedad. Cantamos sobre lo que nos gusta, sobre lo que nos rodea. La mayoría de nuestras canciones son alegres y divertidas, como: '¿Quién Se Ha Comido Mis Fideos?', pero en otras sí que mostramos nuestras preocupaciones".

En lo que sí parece haber consenso es, según El País, en la decisión de apostar por una agrupación gremial, tradicional en China, que ya ha dado buenos resultados en la industria del séptimo arte.

Por Redacción Reforma, Periódico Reforma, 5 de Enero del 2013

Comments