México‎ > ‎Noticias‎ > ‎Política‎ > ‎

Falsa alarma de fuga de gas causa nueva crisis en central de Pemex

posted 6 Feb 2013, 12:28 by Meriposa World   [ updated 6 Feb 2013, 12:30 ]

Ciudad de México 

Luego que personal de Petróleos Mexicanos fuera desalojado de los edificios A, C y D por una presunta fuga de gas, la paraestatal confirmó que fue una falsa alarma originada por el olor de comida en descomposición.

Como medida de seguridad, los empleados de Pemex fueron desalojados poco después del mediodía de las instalaciones del complejo corporativo debido a que autoridades ubicaron un olor a gas en uno de los edificios.

La alarma sonó en la Torre Ejecutiva, entre el piso 20 y 24.

No obstante, luego se aclaró que la alerta se originó por el olor que desprendía comida dejada desde el jueves, cuando se registró la explosión en el edificio B2.

"Era una bolsa de comida. La gente se asustó. No pasó absolutamente nada, las instalaciones ya fueron revisadas en su totalidad y no hay riesgo de trabajo", señaló el director de Pemex, Emilio Lozoya.

"Me llamaron para decirme que había una fuga de gas en la puerta 24, que es el edificio A, y después empezamos a escuchar en los altavoces que era un bote de basura con comida echada a perder, que tiene el mismo olor que los gases", narró Rosy, una trabajadora de la paraestatal.

Tras una revisión a los inmuebles que forman parte de la sede de la paraestatal, las autoridades pidieron a los trabajadores regresar a sus puestos de trabajo.

Los empleados fueron desalojados en un tiempo de entre 5 y 7 minutos por la puerta 22 del complejo, ubicada en la calle Bahía de San Hipólito y se les solicitó que caminaran hacia Marina Nacional.

En el acceso ubicado en Bahía de San Hipólito, casi esquina con Laguna de Mayrán, se registró el desmayo de una trabajadora por crisis nerviosa, quien fue atendida por personal de Pemex.

En tanto, elementos de la Policía del DF y trabajadores de seguridad industrial de la petrolera bloquean las calles Bahía de San Hipólito y Del Espíritu Santo.

Por Alejandra López y Antonio Baranda, Periódico Reforma, 6 de Febrero del 2013

Comments